domingo, 10 de junio de 2012

Muchos perros... pocos huesos


Recién acabo de ver el debate de candidatos a la presidencia de México y la sensación que tengo es de hastío... como si acabara de hacer un examen de varias horas y ya NO sé NI quiero saber. Es que ahora los ves hasta en la sopa, volantes por la calle, anuncios gigantes sobre las casas y avenidas, miles de publicaciones en facebook y twitter (me dicen, ya que mi cuenta twitter se usa menos que un cinturón de castidad en un burdel de bangkok), el radio y la conversación casual de todos los días con compañeros de trabajo, amigos o familiares.

No, este no es un post de política... al menos no pretende serlo, simplemente tomarlos como ejemplo y recalcar como todos los candidatos prometen subsidios a todo para pagar menos nosotros, elevar el nivel de vida, acabar con los problemas claves de la sociedad en una administración y que sólo requieren tu confianza... si claro, como no. De la misma manera la señora de los tacos de aquí al lado me dirá que los suyos son tacos dietéticos, baratos y buenos como ningunos en la ciudad o el empleado de la tienda OXXO me dirá que los productos de la Coca cola son mejores y el de la tienda EXTRA que Pepsi es la nueva Coca.

Veo a los candidatos en el debate que recién termino y lo que veo son perros, perros con hocicos jadeantes, ojos de hambre y la disposición de hacer "gracias" frente a la audiencia para ganarse el favor del televidente y me pregunto ¿Donde esta su hueso? La sabiduría de los viejos dichos nos dice que "ningún perro pelea un hueso que no se va a comer". El puesto presidencial sugiere un buen hueso... pero vale la pena tirar carretada tras carretada de dinero en publicidad, compra de periodistas y seguidores como se ha visto en estas elecciones... llamenme paranoico pero a mi me parece que se juega mucho más que eso. Si invierten cien millones de pesos, seguramente esperan recuperar mucho más que eso para que el negocio sea redondo... y no veo como se van a recuperar esos recursos de una manera legal.



Tal vez soy yo, que mi fé en la humanidad esta muy abajo pero vez tras vez tener algo de desconfianza termina siendo un curso precavido de acción, termino casi siempre cuestionandome ¿Cual es su hueso? trata de venderme algo, quiere que le presente a la amiga con la que recién estuve hablando, busca seguidores para su secta con el "Lider", busca aprobación, busca información, etc. Es Obvio que todos tenemos motivaciones y objetivos para hacer las cosas, si no fuera así no nos levantaríamos de la cama por las mañanas. Sin embargo, desde mi punto de vista hay una diferencia entre perseguir metas y trabajar para ganarse algo o dejar a un lado lo que nos hace seres civilizados y tratar de quitarle el hueso a alguien más... ahí es donde para mí nos convertimos en bestias... bueno también con el alcohol, en palabras de mi estimado amigo Diamond Cachorro "El alcohol nos convierte en animales".

Si solo algunos nos partimos el lomo para ganar lo que tenemos, pero todos quieren TENER llegamos al punto en el que vivimos SOMOS MUCHOS PERROS Y HAY POCOS HUESOS. Entonces hay mucho ladrón, mucho extorsionador, mucho vividor y hace que el hecho de decir político ladrón ya sea haya convertido en un pleonasmo. En mi localidad se habla de una banda de escorias humanas que secuestran niños para conseguir órganos que a su vez les consiguen dinero... para mi ya estamos a casi nada de matarnos unos a otros para tener carne que comer... bestias les digo!!!



Como conclusión solo les puedo decir que cuidado con los perros!! Los hay en todos lados y en cualquier momento te pueden bailar con tu lana, tu mujer, tu virginidad (sritas que aún la tengan), tu buena fé en la humanidad o lo que te quede de inocencia... Y que los ejemplares de la raza canina me perdonen por el uso de la analogía pero fue lo más que pude hilar tan tarde en la noche y tengo mucha flojera para cambiar lo escrito.

1 comentario:

black dijo...

Ciertamente los perros no se merecen la analogía.

Pues ciertamente que nadie trabaja de a gratis, ni los santos ya que esperan ganarse el cielo.

Pero en cierta medida es sano, por alquimia entregas algo a cambio de algo, pero a los políticos no parece darseles la alquimia justa, no te dan plomo y sangre por oro, te quieren dar guano a cambio de oro.

La política es ahora el arte de hacer nada a cambio de todo, con el dinero de otros.

Nosotros les entregamos vidas completas de privaciones y faltas de oportunidades, manteniendolos como príncipes.

muchos perros y pocos huesos...
soluciones:

Volverse gato.
empezar a comer perros.
fabricar tus propios huesos.
empezar a comer hojas

el pensamiento divergente nos puede ayudar en esta ocasión. como dice el amado por unos y odiado por otros ”think diferent”